skip to content

Familias Asunción

Las Religiosas de la Asunción se fundan en 1839. En esta época la Madre María Eugenia conoce al P. d'Alzon. Comienza así una amistad admirable.

Pronto ella se interesa por el proyecto de una congregación masculina. En 1845 se fundan los Asuncionistas en Nímes. Trabajan en la extensión del Reino de Jesucristo, centrados especialmente en el campo de la educación de la fe, de los medios de comunicación, de la formación de seglares responsables. Dedican sus fuerzas también a las vocaciones cristianas, especialmente religiosas y sacerdotales, a través de actividades de carácter social y ecuménico.

Rápidamente se les llama a trabajar en los países balcánicos. Solicitan la colaboración de las Religiosas de la Asunción, pero la Madre María Eugenia no puede responder a esta llamada. Y el P. d'Alzon funda entonces, en 1865, las Oblatas de la Asunción. Enviadas primero a Oriente para trabajar por la unión de los cristianos, pronto se dedican a las misiones en el mundo entero. Desde 1883 se asocian estrechamente con Bayard Press. Sus tres líneas principales de acción son : evangelización, trabajo por la Unidad de los cristianos, servicio a los más pobres. Al principio, dos religiosas de la Asunción se dedicaron a la formación de las novicias de las Oblatas, mientras que la futura superiora general, Madre Enmanuel María Correnson, se iniciaba en la vida religiosa cerca de la Madre María Eugenia.

El mismo año, 1865, el P. Pernet, Asuncionista, que había conocido al P. d'Alzon 20 años antes por mediación de la Madre María Eugenia, funda con María Antonia Fage las Hermanitas de la Asunción. Al descubrir la miseria de la clase obrera de su época, intuyó una forma de respuesta evangélica: mediante una presencia atenta, a través de gestos sencillos de servicio, ser testigos del amor del Padre entre los pobres, los obreros y sus familias. Viviendo en comunidad, las Hermanitas de la Asunción tienen la misión de anunciar a Jesucristo entre la familias de la clase obrera, trabajar en la extensión del Reino entre los obreros y los pobres, "para rehacer un pueblo para Dios"(E.Pernet).

Finalmente, en 1896, bajo el impulso del P. Picard, Superior general de los Asuncionistas, se forma la quinta familia: las Orantes de la Asunción. Jesucristo en la Eucaristía es el centro de su vida contemplativa, vivida en medio de los hombres. Permaneciendo en la oración, viven en comunidad fraterna en la sencillez, la acogida, el compartir. María es su modelo, ella que "une en la Iglesia dos realidades: pertenece totalmente a Cristo y se entrega totalmente al servicio de los hombres. El silencio, la contemplación, la adoración, hacen fecunda la evangelización de los pueblos". La Fundadora, Madre Isabelle de Clermont-Tonnerre, vive también una temporada con las Religiosas de la Asunción, en el internado de Cannes donde se educa su hija Carolina.

Desde los orígenes hay una fraternal ayuda mutua entre las distintas familias, aún cuando cada una conserva su autonomía. Un mismo espíritu, asumido y transmitido, hace que se reconozcan miembros de una misma familia. Espiritualidad cristocéntrica que hace de Jesús Eucaristía el fundamento de la vida fraterna; trabajo apostólico que se enraíza profundamente en la contemplación; adhesión a la Iglesia; amor a la Virgen, contemplada en su misterio de la Asunción.

Powered by Website Baker